Sector terciario y finanzas

Agricultura y ganadería

Tan sólo una décima parte de los finlandeses están ocupados en el sector primario, en explotaciones de carácter familiar que combinan la actividad agrícola, ganadera y forestal. Los principales cultivos son los cereales, la patata, la remolacha y las hortalizas, que se dan sobre todo en el sur del país, cuyo clima es más benigno. En el norte sólo crecen cereales como el centeno y la cebada, y la patata, que se cultiva incluso al norte del círculo polar ártico. la cabaña ganadera es fundamentalmente porcina y vacuna, con altos niveles de rentabilidad gracias al empleo de modernas técnicas de crianza y estabulación; también hay una gran profusión de granjas avícolas.

Pesca y riqueza forestal

La base de la economía finlandesa es la silvocultura, que produce el 40% de los ingresos derivados de la exportación. Los bosques cubren dos tercios de la superficie del país y abastecen a la próspera industria maderera, a pesar de lo cual no sufren menoscabo, pues es mayor su crecimiento medio anual que el volumen talado. La pesca tiene una menor importancia, aunque el nivel de modernización de la flota es muy alto y la producción anual supera las 120.000 toneladas.

Minería

El país carece de recursos energéticos, aunque hay yacimientos de cobre, níquel, cinc, cromo, hierro y cobalto, así como pequeñas cantidades de titanio, amianto y metales preciosos.

Industria y energía

La principal es la industria forestal, que está repartida por todo el país y se nutre de la producción de los bosques nacionales. Se trata de fábricas en las que se transforma la madera, elaborando todo tipo de productos que son exportados al extranjero. Tras ella destaca la siderometalúrgica, que se concentra sobre todo en Helsinki, donde también hay importantes astilleros cuya especialidad es la fabricación de barcos rompehielos. En orden decreciente de importancia se pueden citar también las industrias del vidrio, químicas, textiles y alimentarias. La única riqueza energética de la nación proviene de su potencial hidráulico, que se beneficia de la extensa red lacustre y fluvial

.

Las relaciones comerciales de Finlandia se basan en los productos forestales, que aportan un 40% de los ingresos por ventas al extranjero. No obstante, en los últimos tiempos han aumentado las exportaciones de productos metalúrgicos, químicos y textiles. Se importan sobre todo alimentos, materias primas para la industria y productos energéticos, provistos en su mayor parte por los países de la Unión Europea y Estados Unidos, que son también los principales clientes de Finlandia.

La moneda nacional es el marco finlandés,

La infraestructura de transportes se basa en la red de carreteras, con 76.717 km, de los cuales 215 son de autopistas; en los 40 aeropuertos que conectan por vía aérea a las principales ciudades de la nación, de los cuales siete son internacionales, y en el sistema de transbordadores que facilita las comunicaciones entre los núcleos de población de las riberas lacustres. La red ferroviaria tiene una importancia secundaria, y cuenta con 6.670 km, menos que los de vías navegables. Los principales puertos marítimos son los de Helsinki, Oulu, Vaasa,Turku y Kuopio.