La educación, a la que el Estado dedica un porcentaje del producto interior bruto cercano al 9%, es pública y gratuita hasta los 16 años, y el acceso a la atención sanitaria está generalizado mediante un sistema de seguridad social de los más avanzados del mundo, con amplias prestaciones y modernas infraestructuras. Es el país escandinavo con más médicos en proporción a su población (3,1 por cada mil habitantes).